Padecimientos

Padecimientos:

Cáncer colorrectal:

Es un cáncer que comienza en el colon o en el recto. El colon y el recto son partes del intestino grueso, que es la parte inferior del aparato digestivo del cuerpo. Durante la digestión, los alimentos se mueven a través del estómago y el intestino delgado hacia el colon. El colon absorbe agua y nutrientes de los alimentos y almacena los deshechos (materia fecal). La materia fecal pasa desde el colon hacia el recto antes de salir del cuerpo.
La mayoría de los cánceres colorrectales son adenocarcinomas (cánceres que empiezan en las células que producen y liberan moco y otros líquidos). El cáncer colorrectal comienza a menudo como un crecimiento que se llama pólipo, que se puede formar en la pared interna del colon o el recto. Con el tiempo, algunos pólipos se vuelven cancerosos. Al encontrar y eliminar los pólipos se puede prevenir el cáncer colorrectal.

Leucemia

Es un cáncer de las células sanguíneas. La mayoría de las células de la sangre se forman en la médula ósea. En el caso de la leucemia, las células sanguíneas inmaduras se vuelven cancerosas. Estas células no funcionan como deberían y congestionan a las células sanguíneas sanas en la médula ósea. La leucemia es más frecuente en los adultos mayores de 55 años, pero también es el cáncer más común en los niños menores de 15 años.
La leucemia puede ser aguda o crónica. La leucemia aguda es un cáncer de crecimiento rápido que generalmente empeora de prisa. La leucemia crónica es un cáncer de crecimiento lento que empeora despacio con el tiempo. El tratamiento y el pronóstico de la leucemia dependen del tipo de célula sanguínea afectada y de que la leucemia sea aguda o crónica.

Cáncer de hígado

El tipo más común de cáncer primario de hígado es el carcinoma hepatocelular, que se presenta en el tejido del hígado. Cuando el cáncer comienza en otras partes del cuerpo y se disemina al hígado, se llama metástasis hepática.
El cáncer de hígado es poco frecuente en los niños y los adolescentes, pero hay dos tipos de cáncer de hígado que se pueden presentar en los niños. El hepatoblastoma se presenta en niños más pequeños y el carcinoma hepatocelular se presenta en niños mayores y adolescentes.

Cáncer de páncreas

La mayoría de los cánceres de páncreas se forman en las células exocrinas. Estos tumores no segregan hormonas y no causan signos o síntomas. Esto hace que sea difícil diagnosticar temprano este tipo de cáncer de páncreas. Los tratamientos actuales para la mayoría de los pacientes de cáncer de páncreas exocrino no curan el cáncer. Algunos tipos de tumores neuroendocrinos pancreáticos malignos, como los tumores de células de los islotes, tienen un mejor pronóstico que los cánceres de páncreas exocrino.

Cáncer de mama

El tipo más común de cáncer de mama es el carcinoma ductal, que empieza en las células de los conductos. El cáncer de mama también puede empezar en las células de los lobulillos y en otros tejidos de la mama. El carcinoma ductal in situ es una afección por la que se encuentran células anormales en el revestimiento de los conductos, pero que no se diseminaron fuera del conducto. El cáncer de mama que se diseminó desde donde empezó en los conductos o lobulillos a los tejidos circundantes se llama cáncer de mama invasivo. En el caso del cáncer de mama inflamatorio, la mama está enrojecida e hinchada, y se siente caliente porque las células cancerosas bloquean los vasos linfáticos de la piel.

Cáncer de útero

El útero es un órgano muscular hueco donde crece el feto. El cáncer de útero puede comenzar en diferentes partes del útero. La mayoría de los cánceres de útero comienzan en el endometrio (el revestimiento interno del útero). Esto se conoce como cáncer de endometrio. La mayoría de los cánceres del endometrio son adenocarcinomas (cánceres que empieza en las células que elaboran moco y otros líquidos).
El sarcoma uterino es una forma poco frecuente de cáncer de útero que se forma en el músculo y el tejido que sostienen el útero.
La obesidad, ciertas enfermedades heredadas y la toma de estrógeno solo (sin progesterona) pueden aumentar el riesgo de cáncer de endometrio. La radioterapia dirigida a la pelvis puede aumentar el riesgo de sarcoma uterino. Tomar tamoxifeno para el cáncer de mama puede aumentar el riesgo tanto de cáncer de endometrio como de sarcoma uterino.
El signo más común de cáncer de endometrio es el sangrado vaginal no habitual. El cáncer de endometrio generalmente se puede curar. El sarcoma uterino es más difícil de curar.

Cáncer de próstata

El tipo más común de cáncer de vejiga es el carcinoma de células transicionales, que comienza en las células uroteliales que revisten el interior de la vejiga. Las células uroteliales son células de transición, que pueden cambiar de forma y se extienden cuando la vejiga está llena. Este tipo de cáncer también se llama carcinoma urotelial. Otros tipos de cáncer de vejiga son el carcinoma de células escamosas (cáncer que comienza en las células delgadas y planas que revisten la vejiga) y el adenocarcinoma (cáncer que comienza en las células que producen y liberan moco y otros líquidos).
Las personas que fuman tienen un aumento de riesgo de presentar cáncer de vejiga. La exposición a ciertos productos químicos y las infecciones crónicas de la vejiga también pueden aumentar este riesgo.
El signo más común de cáncer de vejiga es sangre en la orina. El cáncer de vejiga con frecuencia se diagnostica en una estadio temprano, cuando el cáncer es más fácil de tratar.

DR. VÍCTOR CACEROS

Médico salvadoreño con especialización en Oncología y Radioterapia del Hospital de Oncología del Centro Médico Siglo XXI de la ciudad de México DF. Durante el último año, ha formado parte del Grupo Multidisciplinario Interinstitucional de jefes de Residentes de la Sociedad Mexicana de Radio Oncología.

Contacto

3era Calle Poniente,

Block No 122, Colonia Escalón, San Salvador, El Salvador

Telefono: +503 2506-2001 / +503 2448-0675 

Consúltanos Online

Encuentranos en Facebook

© 2017 Oncólogo El Salvador.